Regalo de Quetzalcóatl

2198 Vistas Sin comentarios

Quetzalcóatl nunca me había regalado nada. Y mira que soy de la ciudad que lo vio partir en su balsa de serpientes y que espera su regreso mientras lo ve hospedado en el cielo.

Nunca me había regalado nada hasta que visité El Mural de los Poblanos, un restaurante de comida mexicana ubicado en el Centro Histórico de Puebla.

La atención fue excelente y las entradas también: quesadillas de champiñones y tostadas de tinga de pollo. El plato fuerte no se quedó atrás: enchiladas de mole poblano riquísimo, hecho a base de tres chiles con una consistencia ideal para distinguir los sabores que en él conviven.

Pero lo que definitivamente marcó la visita al lugar, es quizá el postre más rico que he probado en mi vida, de nombre “Regalo de Quetzalcóatl”. Un pastelito de cacao horneado al momento, relleno de chocolate y acompañado de helado de vainilla de Papantla. Su preparación se tomó 15 minutos que definitivamente valieron la espera.

De una presentación tímida, este postre espera a que tu cuchara haga desbordar su interior para inmediatamente capturarte con su aroma y espectacular sabor.

Quetzalcóatl nunca me había dado un regalo. Y ahora que lo hizo espero que tú también puedas disfrutarlo en tu próxima visita a Puebla.

Aquí te compartimos unas fotos de nuestra visita al restaurante. Puedes conocer más en su sitio web.

 

0 Comentarios

Comentar